Vox y la imperiofilia

vox imperiofilia

Luis Carlos Nogués | Recientemente tuve la ocasión de cruzar con el diputado de VOX por Cádiz, Agustín Rosety Fernández de Castro, un par de tweets a cuentas de lo que supuso la Conquista de América para los indígenas. En una publicación más propia de seminarista que de castrense, Rosety hablaba de una suerte de indios sin civilizar que abrazaron espontáneamente el cristianismo conmovidos por la figura del niño Jesús. Al responderle –desde mi conocimiento como historiador y americanista- que las conversiones fueron mayoritariamente forzosas y que la Conquista supuso un terrible choque cultural que desmoronó en poco tiempo la cosmovisión de los indios, provocando suicidios colectivos (“¡Déjennos, pues, ya morir, déjennos ya perecer, puesto que nuestros dioses han muerto!”)* y abortos voluntarios, su señoría me envió una foto de un azteca rajando la tripa a otro, con el mensaje: “Aquí tiene un poco de cosmovisión indígena”.

Tamaño reductio ad absurdum pone de relieve no ya la pobre formación histórica del general retirado, sino lo barato del relato maniqueo de VOX en su particular lucha contra la Leyenda Negra española. Y entonces es cuando yo me pregunto, ¿es posible combatir la Leyenda Negra española con falacias, relatos rosas y topicazos propios de adolescentes neonazis? Al segundo me viene la respuesta: ni de coña.

Antes al contrario: la falta de rigor a la hora de analizar el impacto que la Conquista y posterior colonización tuvieron en la población indígena, más que cohesionar a la Hispanidad y crear conciencia de ella, la fragmenta y legitima los también pobres argumentos de quienes explotan electoralmente el odio irracional y extemporáneo a la hermana patria. No significa esto que pasemos por alto los avances que bajo la autoridad hispánica disfrutó el continente americano durante los siglos posteriores a la Conquista, e incluso me atrevo a decir que hay que reivindicarlos abiertamente, sin complejos. No obstante, ello no implica negar las consecuencias lógicas del choque entre dos civilizaciones muy distintas, ni las barbaries y violencias propias de la guerra y de la represión de los vencidos. Los relatos rosas no combaten las leyendas negras, las alimentan.

Y es que el rechazo inicial de los supervivientes nativos a la nueva autoridad castellana, a pesar de una legislación protectora para con los indios, se hace patente en los versos mayas del Chilam Balam que rezaban de la siguiente manera:

“Mancillada está la vida y muere el corazón de las flores…Falsos son sus reyes, tiranos sobre sus tronos, avaros de sus flores. ¡Asaltantes de los días, ofensores de la noche, verdugos del mundo! No hay verdad en la palabra de los extranjeros”.

Comprenderá el lector (y espero que también el general de brigada imperiófilo) que reivindicar el legado cultural, lingüístico e histórico de la Hispanidad ni es sinónimo de abrazar relatos apologéticos ridículos y antihistóricos, ni es incompatible con una divulgación histórica rigurosa, objetiva y materialista.

*Libro de los Coloquios de los Doce.

FUENTE:
La América de los Habsburgo (1517-1700), de Ramón María Serrera Contreras. Universidad de Sevilla. Secretariado de Publicaciones.

 

Luis Carlos Nogués

 

Historiador, americanista y profesor de secundaria. Secretario de Comunicación y Redes Sociales de AIRE (Alianza de la Izquierda Republicana de España).

http://www.elpapel.es

ElPapel.es tiene como objetivo difundir las ideas de una izquierda racionalista, centralista y definida en España. Es un espacio de reflexión abierto y plural para todos aquellos que se encuentren en dichas coordenadas ideológicas.

Todos los comentarios

  • Hombre, zanjar el conocimiento de Rosety por un tweet más o menos afortunado, es mucho decir. Y estando de acuerdo en lo que dice, pienso que después de siglos de leyenda negra se impone un poco de rosa por amortiguar, tomar conciencia nacional, y aprovechar el impulso. Flaco favor se haría un movimiento de izquierda si entra en disquisiciones de salón y desaprovecha esta ola de necesario nacionalismo español que sólo parece estar aprovechando vox…. Con sus usos partidistas correspondientes.

    Dicho esto, hay que reivindicar lo obvio. Con sus sombras, el imperio español es Disney World en comparación con el anglosajón. Dos entidades comparables en el tiempo. A toro pasado, la prueba del algodón, número de descendientes en cada hemisferio.

    Saludos

    MGafotas 05/10/2021 23:39 Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *