2 thoughts on “Sobre la autodeterminación

  1. La actitud del actual Gobierno de España, al contrario, se entiende perfectamente (no quiere decir ello que se comparta). Simple cortoplacismo electoral, por parte de un PSOE que, por un lado, es coherente con la actitud que ha tenido siempre (al contrario que el Pp que entra en incoherencia tras haber pactado y concedido parcela al nacionalismo, cuando le convino). Y que por otro lado necesita hacer ver que tener al nacionalismo apaciguado con pequeñas prebendas es la solución al conflicto independentista.
    Sobre los buenismos de solidaridad y libertad e igualdad, etc., me desplazaría comparativamente al debate de la discriminación entre hombre y mujer, siendo que seguro que no nos atrevemos aquí a cargar contra la discriminación positiva. Porque confundimos conceptos. Una cosa es que debemos ser iguales en cuanto a derechos, y otra es que seamos iguales en cuanto a condición y forma. Porque no somos iguales. Hombre y mujer tienen iguales derechos, pero no son iguales y esa desigualdad dificulta alcanzar esa igualdad de derechos. Pues entre territorios pasa lo mismo. No somos iguales. Y hay que entender que la solidaridad territorial supone que los que más tienen, deben ser solidarios con los que menos tienen. Otra cosa es que las comunidades que más tienen, como Madrid, Euskadi, Navarra y Cataluña, sean precisamente las que más se quejan y las que traducen su poder parlamentario en un relato de victimismo según el cual “el resto de España les roba”. Así que tenemos a los nacionalistas madrileños señalando a los otros nacionalistas y viceversa, quejándose de la insolidaridad de los demás, cuando históricamente, han sido siempre los territorios más favorecidos, a pesar de ser los más ricos. No va la cosa sólo de identitarismo sino de injusticia histórica, alimentada por un bipartidismo que ha sido partícipe pleno del resultado actual.

    La justicia social y territorial no se obtiene mediante la negación de la desigualdad territorial, ni mediante la supresión de las políticas necesarias de discriminación positiva entre territorios desiguales. Hay que centrar el disparo en el capitalismo territorial competitivo, fortaleciendo determinadas competencias estatales, (lo que no significa llevarlas físicamente a Madrid) y señalando a los que han promovido la situación actual.

    Por otra banda, la actitud de la izquierda que representa Podemos e IU pudo ser ingenua, pero si observamos su recorrido en Cataluña podemos ver que han sido duramente castigados por huir de la lógica electoral de la polarización. Lo que han calculado mal ha sido el reprís, como el perro DoReMi, cosa que ha ocasionado que sus aparatos en determinados territorios terminaran colonizados por nuevas hornadas de nacionalistas “light” que al final imponen sensibilidades muy distintas a las que se defendieron originalmente.

    Refugiarnos en los buenismos y simplificaciones habituales no sirve de nada. Convendría ampliar los puntos de vista, y diferenciar lo que son las políticas como resultado del chantaje político y las políticas de solidaridad territorial necesaria para una auténtica igualdad en este país. Porque el “somos todos iguales” es la mayor mentira que podemos asumir, territorialmente hablando.

    1. No veo nacionalistas madrileños si de los otros. Lo de los nacionalismos hay que vivirlo, en una de “sus” comunidades para entender de que va todo esto.

      Roban a manos llenas, “omertà” pura en sus territorios. Si ya dominan las haciendas forales, opacidad absoluta.

      Cambios de toponimia, imposiciones lingüísticas y un ambiente sofocante que todo lo permeabilidades. Folklore inventado, que queda bonito en la tele pero todo inventado a base de subvenciones.

      Hay que cambiar la ley electoral ya, cuanto antes. Al congresos distrito único en españa, un español-un voto, todos iguales. No se accede (como en Alemania) con menos de 5% de voto en todo el país y añadiría la guinda: ese 5% debe conseguirse en al menos en dos tercios de las provincias garantizando que quien resulta elegido lo es en todo el país. De esa forma se elimina el chantaje.

      Además, hay ciertas competencias que deben ser recentralizadas (policía, educación, sanidad entre ellas). Y las autonomías deben ser por tanto aligeradas.

      Están impidiendo el flujo de ciudadanos, que es riqueza para todos.

      Es un hecho que el 100% de los ciudadanos hablan español. Los hablantes de las lenguas regionales (catalán, valenciano, mallorquín, euskera, gallego, hable etc) todos deben aprender una segunda lengua para vivir (pese a que subvencionan hasta el hastío todo lo que tenga que ver con esas lenguas para poder hacer crecer los chiringuitos) y quieren ahora forzar, por sus h… a todos los hablantes de la lengua común a hablar las lenguas minoritarias, meterlas en el Senado, traducir todo…… BABEL puto, absurdo. Tomemos ejemplo de Francia. Si, estado jacobino pero más racional que este absurdo “que nos hemos dado”. Esto es un disparate continuo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *