Reflexión abierta de El Jacobino sobre la agresión rusa a Ucrania

La invasión rusa de Ucrania merece una reflexión sosegada, alejada del ruido y la desinformación propios de las redes sociales. En El Jacobino consideramos necesario que dicha reflexión debe tener en cuenta los siguientes puntos relevantes. Por tanto, queremos expresar:

1. Nuestro rechazo total a la intervención de Rusia en Ucrania. Inaceptable, desproporcionada, arbitraria y abiertamente contraria al derecho internacional. Las reglas del derecho internacional son las mismas para todos los Estados, sea cual sea su sistema de gobierno, sin excepciones.

2. La guerra del Donbás lleva produciéndose ocho años con numerosos muertos en la población civil ante el silencio de demasiados. Los acuerdos de Minsk han sido incumplidos de forma flagrante por ambos gobiernos.

3. El nacionalismo ucraniano no es ningún movimiento de emancipación ni de respeto por la democracia y ha hostigado de forma inaceptable a la población rusófona del país, habiéndose provocado matanzas terribles como la de la Casa de los Sindicatos de Odessa. La persecución de grupos disidentes ha sido un claro ejemplo de que Ucrania tiene muy poco de democracia ejemplar.

4. Putin es un autócrata, oligarca y ultranacionalista autoritario cuya política interna es, desde una posición socialista y republicana como la nuestra, impresentable. Constantes irregularidades, vulneración sistemática de los derechos humanos y represión cruenta de la oposición, como estamos viendo también con los propios manifestantes rusos que están en contra de la invasión.

5. Las intervenciones de la OTAN a lo largo de su historia no han sido ni defensivas, ni movidas por “la defensa de la democracia y la libertad en el mundo”. Tampoco Putin tiene nada de comunista, ni Rusia es un Estado social y de derecho.

6. Rusia, tras la implosión de la URSS – caótica y con una cara oscura ocultada propagandísticamente – vivió en los años subsiguientes una humillación general bajo Yeltsin: corrupción, pillaje y devastación. Putin exhibe una clara beligerancia imperial, que forma parte de la historia rusa. Sienten que su “zona de influencia” es parte de la Gran Rusia, una comunidad política basada en criterios étnicos, culturales, lingüísticos o religiosos.

7. El modelo de nación étnica o cultural es inaceptable para El Jacobino. Cualquier pretensión de redefinición de fronteras con esos criterios no es aceptable. La OTAN, tras la infamia de Kosovo, no puede dar lecciones a Rusia al respecto tampoco. Debemos aspirar a que las diferencias se arreglen con fórmulas políticas pacíficas y democráticas.

8. La promesa dada a Gorbachov de no expandir la OTAN hacia el Este se ha incumplido de forma irresponsable para la seguridad colectiva. El Maidán de 2014 forma parte de una serie de movimientos de injerencia atlantista en la “zona de influencia” rusa. Del otro lado, Rusia no acepta la autonomía de lo que entiende deben ser “países satélites.”

En conclusión, la única opción es dejar a un lado las hipócritas hagiografías y establecer un mapa de seguridad común y recíproco, con garantías para todos. Ese sistema de seguridad debe construirse con autonomía estratégica para la UE, sin dependencia de la OTAN, ni expansión de ésta en lugares cuya neutralidad es garantía de paz y estabilidad. Para la seguridad y la paz también sería necesario el fin de las políticas de incendio “democrático” de EEUU movidas por sus intereses unilaterales y el cese de las injerencias imperialistas rusas. La violación del derecho internacional debe castigarse con sanciones, si fueran oportunas.

http://www.elpapel.es

ElPapel.es tiene como objetivo difundir las ideas de una izquierda ilustrada y centralista en España. Es un espacio de reflexión abierto y plural para todos aquellos que se encuentren en dichas coordenadas ideológicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *