Hacia el 14 de julio

Hacia el 14 de julio

David Mejía | En España hay un vacío donde resuena su anomalía democrática. El vacío es el de una izquierda ilustrada que ejerza de dique del discurso identitario. Esa izquierda tiene partidarios, pero carece de estructura: ni partido, ni diarios afines, ni espacio mediático. Es la izquierda que reivindica la ciudadanía por encima de la identidad, la igualdad sobre la diferencia, la fraternidad sobre los derechos históricos. Un izquierda a la intemperie, una izquierda a la espera.

Pero algo se está moviendo. Algo se ha movido, y siento que pronto conjugaremos nuestra orfandad en el pasado. Tanto el lanzamiento de El Jacobino, como la aparición de esta necesaria cabecera, demuestran que algo está pasando. Y no es casualidad que pase un 14 de julio.

El 14 de julio es un día especial para todos los demócratas. Se conmemora el aniversario de la Revolución que marcaría el fin del Antiguo Régimen, es decir, el traslado de soberanía del monarca al pueblo, del rey a la nación. Se consolidaron entonces los derechos ciudadanos que ya había delineado la Declaración de Independencia de los Estados Unidos en la década anterior. “Nuestra época es la época de la crítica”, escribía Kant en el prólogo de su Crítica de la Razón Pura, y “la religión por su santidad y la corona por su majestad” se creen ajenas a ella. No es así. No fue así.

La Revolución quiso terminar con todo privilegio que la razón no justificara. Los derechos dejaban de depender del color de la sangre, la piel, el sexo o el lugar de nacimiento. Sí, el sueño tardó más de un siglo en hacerse realidad, pero marcó un horizonte hacia el que todavía merece la pena caminar.

Porque hay que luchar por mitigar los caprichos del azar. Luchar para que el destino no esté sometido a la clase social o la biología. Para que ni el código genético ni el código postal dicten nuestra suerte. Para que seamos iguales en derechos en cada rincón de nuestra comunidad política. Esa comunidad que llamamos España y que se ha vuelto innombrable para la izquierda reaccionaria.

Nosotros caminamos hacia el horizonte del 14 de julio. Quien camine en dirección contraria nos tendrá enfrente.

Le jour de gloire est arrivé

 

David Mejía


Profesor. Columbia University/ IE University. Escribo en El Español y en The Objective

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *